El Tarot y La Videncia

Significado de la Luna en el Tarot del Amor

¿Por Qué Recurrir al Tarot del Amor?

Gracias a la información del Tarot del amor, podremos darle un nuevo giro a nuestra vida, en especial la parte que se dedica a las relaciones afectivas. Cada vez más personas recurren a esta modalidad de la cartomancia para que se les revele aquello que perciben, pero que no están seguras de si es de ese modo o no.

Algo muy importante a tener en cuenta es que cada arcano adquiere un cariz diferente cuando la pregunta se trata únicamente acerca del amor y hoy le toca el turno a la misteriosa Luna para liberarse del manto que oculta todos sus secretos.

¿Qué nos Revela la Luna en el Amor?

Es muy probable que si la Luna sale entre las primeras barajas de una tirada del amor, el consultante que está presente esté dudando seriamente acerca de las intenciones de su pareja o de las personas que los rodean a ambos.

Resulta imperante en una situación de estas que el tarotista le pregunte, sin temor, si se siente inquieto con respecto a su relación y si el miedo ha invadido la intimidad de una pareja que estaba basada en la confianza.

Lo cierto es que el cometido de La Luna no es advertirnos acerca de los demás, sino ponernos de cara con nuestros propios fantasmas.

Cuando un pequeño temor, basado en una desconfianza sin fundamentos, comienza a crecer porque la persona no se anima a plantear abiertamente qué es lo que siente, toda la oscuridad que cree ver en los demás no tiene otro origen que su propio interior.

De este modo, quien consulta es alguien que está convencido que quieren sacarlo del lugar de amor y confianza que se ha ganado al lado del ser amado, pero lo cierto es que no hay malas intenciones en las personas a su alrededor, sino que sus propios miedos han salido para atormentarlo.

Los Consejos de La Luna

Lo primero que se le debe recomendar al consultante que está en una situación de estas es que no precipite decisión alguna, menos aún que se deje llevar por sus impulsos para planificar una venganza sin sentido contra personas que, o bien lo ignora, o bien lo tienen en su más alta estima.

El tarotista no debe tener reparos en mirar a los ojos a su cliente y decirle que todo lo que cree que está ocurriendo, no es más que el resultado de una imaginación que se ha dejado jugar una mala pasada.

¿Hay solución para este problema? Por supuesto que sí. Ahora es momento de volver sobre los pasos equivocados que se han dado, cambiar el concepto que se tiene de las personas de las que injustamente se ha desconfiado y, en especial de la pareja misma y, de más está decirlo, de pedir disculpas.