El Tarot y La Videncia

Conoce el poder del Libro de los Muertos

En el Antiguo Egipto, el poder del Libro de los Muertos no era para nada desestimable, ya que se consideraba la guía para poder atravesar al inframundo y tener una existencia pacífica en el más allá. Su poder trasciende las palabras, las cuales están cargadas de simbología para encubrir ciertos significados que se pretendía fueran sólo descifrados por esta civilización que supo nutrirse del Nilo y dejar un legado magnífico al resto del mundo, incluyendo un fantástico oráculo adivinatorio, como lo es el Tarot Egipcio.

Composición del Libro de los Muertos

Lo más importante del Libro de los Muertos son sus sortilegios y, debido a que cada ejemplar contenía diferentes sortilegios, cada libro era una demostración única de las enseñanzas para pasar al más allá e interpretar el mundo de la vida después de la muerte de la forma más adecuada para poder tener una existencia equilibrada y en paz una vez el alma haya abandonado al cuerpo.

Estos textos fueron escritos en una clase de jeroglíficos nada comunes, puesto que muchas representaciones de humanos o de animales fueron dejadas incompletas, o directamente se elaboraron con mutilaciones, sin que exista una razón específica que se haya podido determinar para ello.

Su organización recién tuvo lugar con la dinastía XXVI, ya que antes era un conjunto de escritos puestos todos juntos sin un criterio lógico. A la ausencia de un libro único y canónico, le debemos la multiplicidad de ediciones, cada una de ellas con su conjunto de los textos mágicos y religiosos contenidos en los papiros que han logrado sobrevivir hasta nuestros días.

Origen del Libro de los Muertos

El Libro de los Muertos surge en el  milenio III a.C., época del Imperio Antiguo, como parte de una serie de textos funerarios que eran inscriptos en los muros de las tumbas y en los ataúdes. Dichos textos eran destinados exclusivamente al faraón, pasando a integrar el grupo privilegiado también los consortes a partir de la dinastía VI.

Propósito del Libro de los Muertos

Una vez fallecido, el faraón debía procurar pasar la prueba que Osiris le haría rendir, para así ocupar su lugar de privilegio entre los dioses egipcios. Para ello, necesitaba de cierta instrucción, la cual era escrita en las paredes de las tumbas y de su ataúd y que luego se recopiló para conformar lo que hoy conocemos como el Libro de los Muertos. Por lo tanto, su cometido era el de ayudar al faraón a transitar de un mundo a otro y lograr la paz espiritual para el resto de la eternidad.

El poder de los sortilegios del Libro de los Muertos

Los sortilegios son una suerte de fórmula mágica que, al seguirla, se logra sortear el filtro que Osiris le pone a las almas que abandonan el cuerpo terrenal y pretenden entrar en el reino de los muertos para allí alcanzar la paz y la eternidad ansiadas en vida.

Cabe destacar el sortilegio número 125, en el cual se describe y se ilustra el juicio por el cual el difunto debe pasar antes de acceder a ese inframundo custodiado por Osiris. Antes de franquearle la entrada, el dios Osiris pesa su corazón y, en caso de pasar la prueba, accedería a ese mundo prometido.