El Tarot y La Videncia

Consecuencias de la magia negra y de la magia blanca

Las energías que se mueven en un ritual de hechicería generan resultados, por eso hoy te acercamos las consecuencias de la magia negra y de la magia blanca para que decidas tanto si emplearlas o no y, si es el caso, estar en condiciones de determinar si es que estás bajo el influjo de un trabajo de religión o magia.

¿Cuándo funciona la magia?

Si te has adentrado en el tema de la magia, es probable que algunas veces los hechizos hayan surtido un muy buen resultado, mientras que en otras ocasiones lo que esperabas no prosperó. ¿A qué se debe? Contrariamente a lo que puedas estar pensando acerca de la efectividad del hechizo, lo que en verdad pasó fue que la persona a quien se lo destinaste era muy fuerte.

La magia funciona siempre y cuando la persona objeto de nuestros hechizos, es decir aquella que va a recibir las energías que enviamos, sea débil. Si esta es fuerte, no habrá amarre o hechizo que surta efecto con ella.

Consecuencias de la magia blanca

La magia blanca es aquella que hacemos con intenciones de hacer el bien, así como curar la enfermedad de una persona o generar una reconciliación, entre otros propósitos. Si bien puede que nuestros intereses estén involucrados, nunca es una movilización violenta o malévola de energías, por lo que sus consecuencias pueden ser desde nulas, hasta un beneficio para nosotros, que la hemos llevado a cabo.

Por ejemplo, si hemos realizado un hechizo de magia blanca para sanar a nuestra hermana, es posible que esto repercuta positivamente en nuestra vida personal y la misma mejore laboral y anímicamente.

Consecuencias de la magia negra

Es aquí que debemos prestar especial atención, ya que estamos jugando con energías que luego no sabremos si podremos controlar o no. Sin embargo, hay algo que te sorprenderá. Lo más factible es que estés acostumbrado a escuchar que lo que envías al otro para hacerle mal, te vuelve por triplicado a ti.

Esto implicaría la existencia de un dios o una entidad castigadora que recepcionara tu mal, lo triplicara y te lo enviara de vuelta tal como si fuera un boomerang. Pues esto no es así.

Las consecuencias de la magia negra pueden llegar a ser nefastas, pero no porque hay alguien que se encargue de castigarte, sino porque tu propia energía se vuelve negra y oscura y luego puede que no sepas cómo liberarte de ella.

A los efectos de llevar a cabo un ritual de magia negra para destruir a alguien, es necesario que primero nos carguemos de odios, sentimientos negativos y envidia. De lo contrario, nunca podríamos desearle algo tan malo a otra persona. Por lo tanto, una vez hecho el ritual en cuestión, lo que ocurrirá será que esa bola de energía negativa que has generado, se quede contigo y no sepas cómo canalizarla.

En conclusión

Piensa muy bien qué es lo que vas a hacer. Si hay alguien que realmente te molesta y te perjudica, lo mejor es realizar un ritual de protección contra las energías negativas que pueden estar llegándote. Pero no conviene hacer justicia por manos propias y destruir, puesto que no sólo nos ensuciamos las manos, sino que estaremos generando nuestra propia destrucción.