El Tarot y La Videncia

Cómo son los signos de aire en el trabajo

El trabajo ocupa un tercio de nuestra vida… bueno, al menos eso es lo que nos dicen. En Dinamarca ocupa una cantidad menor de tiempo, mientras que en países como como Estados Unidos o Japón, implica una mayor inversión de tiempo.

Por eso es tan importante conocer a las personas que trabajarán con nosotros, en especial si estamos en plan de contratar personal. Hoy le toca el turno a los signos de aire: Géminis, Libra y Acuario. Te contaremos en detalle cómo se comportan a la hora de trabajar.

Cómo actúan los signos de aire en el trabajo

  • Espontáneos: si bien esta faceta tiene también sus desventajas, puesto que son signos que se alejan de la planificación y de los métodos de manual, tenemos que reconocer el beneficio de tener un empleado espontáneo. Esto les permite encontrar soluciones en el momento, en vez de tener que recurrir a lo que el manual de marca exige. Son ideales para trabajos poco rutinarios y en los cuales los desafíos van cambiando día a día.

 

  • Creativos: impregnan su trabajo con el sello propio de las personas que saben marcar la diferencia. Si necesitas una campaña publicitaria, un logo o una nueva estrategia de marketing, no dudes en contratar a un signo de aire.

 

  • Innovadores: les gusta cambiar y sentir que pueden manejar las cosas a su gusto. No podrás imponerles nada que no les guste, ya que lo cambiarán para hacerlo propio. Es muy común que hagan las cosas de forma distinta cada día, alejados de la tan temida rutina.

 

  • Impacientes: son amables, pero impacientes también. Debes tener mucho cuidado si vas a asignarles una tarea vinculada con la atención al público, ya que perderán la paciencia ante la segunda explicación que deban dar. Pueden ser excelentes vendedores, pero no tan perfectos para el área de quejas y reclamos.

 

  • Desorganizados: su escritorio es un caos y su agenda puede estar dividida en varios archivos diferentes. Resultan la pesadilla de todo jefe, pero en definitiva saben hacer su trabajo y se entienden en su propio desorden.

 

  • Olvidadizos: no confíes en que recordarán algo solo porque se los dices. Tendrás que enseñarles a usar la memoria en su favor. Habrá que ser muy pacientes con ellos en este respecto.

 

  • Flexibles: más allá de los métodos establecidos, ellos saben adaptarse a las diferentes situaciones. Por lo tanto, son los candidatos ideales para trabajos en los que el riesgo sea parte del día a día.

 

  • Les encanta trabajar en equipo: si estás pensando en organizar un proyecto que requiera del trabajo en equipo, no dudes en incluir a una amplia mayoría de signos de aire. Saben escuchar, se nutren de las ideas de los demás y no tienen problema en ceder por el bien del equipo.